marketing social media

Actualización tecnológica, ¿crash?

La lenta marcha de la migración cultural hacia la digitalidad, compitiendo contra el interminable sprint del desarrollo tecnológico parece anticipar un horizonte de problemas… ¿Se producirá finalmente un crash? ¿Sería posible evitarlo?

 El envejecimiento de los sistemas heredados de back office está impidiendo que el 79% de las compañías racionalicen totalmente sus procesos documentales críticos, según revela el nuevo estudio publicado el 16 de octubre por la RICOH.

Mientras esto sucede en una Europa que se sacude por sucesivas crisis económicas, en nuestra región simplemente no hay datos en la superficie. Sin embargo, el problema se percibe en el territorio.

¿Que es lo que impide la actualización? Según la publicación del DiarioTI,

El estudio […] revela que, mientras que las compañías europeas afirman que los nuevos dispositivos -como los smartphones y las tabletas- les ayudan a gestionar sus procesos documentales críticos, la mayoría no está en condiciones de optimizar su infraestructura tecnológica porque sus sistemas operativos principales no son compatibles y no están preparados.

Aunque en la bajada del artículo se dice que es el envejecimiento de los sistemas de back office heredados la causa del impedimento, rápidamente aparece el meollo de la cuestión:

El estudio resalta como un 78% de los líderes empresariales confiesa caer en la tentación de adquirir la última tecnología aunque no haya alcanzado todavía la funcionalidad plena de la existente. Esto deja entrever una laguna entre las inversiones destinadas a la tecnología de front y back office, ya que se destinan más recursos en nuevas tecnologías a nivel de front office mientras que estos decaen en el área de back office. Este enfoque dispar en la gestión de los procesos podría implicar que los procesos documentales queden expuestos a cuellos de botella, duplicación de esfuerzos o riesgos de seguridad.

Esta es la verdadera brecha con la que nos enfrentamos. No es tecnológica sino cultural. Y pareciera que el atraso está localizado particularmente en la pobre cultura de uso que las organizaciones han desarollado respecto a las tecnologías. Claro que hay excepciones y muy honrosas. Esto configura una oportunidad para quienes comprendan el fenómeno, pero no evitará los problemas generales.

Instalarse en la Web, significa adoptar el modelo 2.0. Esto supone una mudanza importante de paradigmas. Dejar de entrar y salir, de subir y bajar: Instalarse para estar, para operar desde allí, para aprovechar el cloud (la nube), para ensayar todas las estrategias colaborativas que se puedan implementar, para generar sinergia favorable, para lograr  que la empresa esté realmente conectada.

Instalarse supone operar en dos campos bien definidos: 1.- La relación con el mercado y 2.- La conversación con clientes internos y proveedores. El afuera y el adentro. El front y el back office. De otro modo, tarde o temprano aparecerán los problemas grandes.

La conversación con el mercado está sujeta a la formidable presión que significa la rápida evolución de nuevos desarrollos de software y hardware destinados al usuario final. Objetos cada vez más portables y eficientes y aplicaciones cada vez más intuitivas y configurables traccionan sobre la cultura de uso de los usuarios-individuos.

Pero el mundo del back-end se mantiene todavía aletargado respecto al cambio.

Si usted entiende el tajo cultural que significó la aparición de El tren de las claves, como antesala para la explosión de las redes sociales, tendrá una idea del poceso que estamos cursando: Ya no tenemos una frontera neta entre las personas y las organizaciones, del mismo modo que no la tenemos entre el trabajo y el ocio. Las redes sociales (aunque todavía no han desembarcado masivamente en las empresas) ya están mostrando que pueden jugar un papel clave en la gestión del día a día

Un alto porcentaje de ejecutivos senior (71%) declaró creer que la utilización de las herramientas sociales favorecerían la estrategia de negocio y productividad de la empresa, a diferencia del 49% de empleados junior que respondió creer lo mismo. Considerando que los trabajadores más exitosos actualizan al menos una vez a la semana sus cuentas en las redes sociales a las que pertenecen. Op cit.

Esto permite a algunos observadores afirmar que para 2020, más del 90% de las empresas ofrecerán atención al cliente usando la Web. Casos que hoy resultan curiosos (el excelente uso de las redes sociales que hace Relsa Talleres de Chile) empezarán a verse en todos los sectores.

Pero la tarea de construir configuraciones que permitan el manejo de todos los procesos documentales críticos que construyen el flujo de información sobre el que se apoya a la operatoria diaria de una organización, corresponde a los líderes, a los visionarios, a los avezados. A los que puedan encontrar las maneras de transitar por los desfiladeros del cambio de paradigmas.

¿Cómo está tu emprendimiento en relación a este proceso? Bienvenidos los comentarios!
Fuente de la imagen: Flickr CC

 

 

 


votar

Tags: , ,

Categoría: Culturas, nA, PyMEs 2.0

Acerca del Autor ()

Soy Diseñador de Comunicación, Estrategias Digitales y de Capacitación. Ayudo a las personas y a las organizaciones a instalarse en la Web 2.0, a integrar sistemas, herramientas, culturas, metodologías y lenguajes colaborativos. Podés encontrarme en Google+, en Facebook o en LinkedIn.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *