marketing social media

CMS: ¿convergente o rizomática?

Como en tantas otras veces, la primera dificultad en este campo se presenta al tratar de nombrar los términos de la oposición acerca de la cual uno intenta decir algo: cerrada-abierta, convergente-rizomática, integrada-modular…

El lenguaje crea, instituye la realidad, de manera que es un paso indispensable nombrar algo para poder conocerlo. Pero no solamente de palabras (cadenas de significantes) está hecho el lenguaje, también implica configuraciones formales y estas formas son tan instituyentes como lo es cada palabra. Me propongo decir algunas cosas sobre la relación entre las formas tecnológicas y el modelo educativo de la llamada educación mediada por recursos tecnológicos.

pizarronCMS, es el acrónimo de Content Management System o Sistema de Gestión de Contenidos. Antes que WordPress y Blogger se desarrollaran, esta sigla identificaba a las plataformas que aquí llamaremos convergentes o cerradas (Moodle, Dokeos, e-ducativa, etc), todas ellas orientadas hacia la gestión de e-learning. Con el crecimiento de la blogósfera maduraron los soportes de gestión y  este acrónimo pasó a identificar a las plataformas de soporte de blogs y los sistemas de e-learning reformularon el propio genérico como LMS: Learning Management System.

CMS identifica una plataforma tecnológica genérica de manejo de contenidos y LMS  a una plataforma tecnológica orientada al ámbito educativo.

Pero estas formas no se configuraron al margen de sus contenidos.

Desde sus orígenes, en la era industrial moderna, la educación a distancia cobró existencia y se definió por la negativa (lo que no es educación presencial). Las diversas propuestas de Educación a distancia sucedidas históricamente utilizan los medios trecnológicos disponibles en cada época para intentar reconstruir de manera artificial las formas y los procesos en que se concebía la enseñanza. La distinción entre ambas es clara y terminante: la educación a distancia comprende el conjunto de experiencias educativas, en la que la díada educador-educando se encuentra separada por coordenadas espaciotemporales. La “distancia” es el elemento central y definitorio, lo que la distingue cualitativamente de la educación presencial. La distancia hace referencia a la separeción educador-educando pero, al mismo tiempo, el educando se encuentra alejado de sus compañeros de estudio (si es que los tiene) y de los recursos de aprendizaje.

[…] históricamente, el uso de la tecnología en las propuestas de educación a distancia, se focalizó en emular las condiciones de aprendizaje presencial  […] Fabio Tarasow. Pent de la FLACSo Argentina, nacimiento, desarrollo y perspectivas, en Cuadernos de Campo Nº 4 / Editorial Campo Grupal. Agosto 2008.-

Desde la irrupción del modelo Web 2.0 el aprendizaje a distancia ha venido recorriendo caminos divergentes, cada vez más diferenciados entre si, tanto como las herramientas sobre las que se gestionan una y otra modalidad.

En lo personal el término e-learning me remite a la versión informática de la educación a distancia: Contenidos empaquetados, transferencia vertical de la información, caminos pasa-no pasa, herramientas de cuantificación, seguimiento y control de la performance de los usuarios, y más; lo cual promueve el desarrollo de estrategias pedagógicas basadas en  miradas fuertemente conductistas aplicadas a diferentes actividades, con lo que se configura un modelo que parece insistir en replicar lo que sucede en el aula, sólo que virtualmente. En una plataforma que gestiona un espacio virtual cerrado. Integrado, único.

Ni la figura del tutor ni la del profesor, en estos ámbitos, escapan a este perfil. Hasta la palabra moderador que se utiliza para nombrar a la persona que conduce los foros o las actividades en general, remite a la del profesor que, frente al aula, encarna el saber y es el responsable de ejecutar su tansferencia hacia los educandos.

Pareciera que la fascinación por lo tecnológico, por el control de los procesos, por la gestión, impide extender el entorno virtual hacia otros límites que permitan su configuración como un ámbito de pácticas libertarias, como decía Paulo Freire, y las herramientas tecnológicas invitan a materializar.

En medio del vendaval que ha producido (y sigue haciéndolo!) la Web 2.0 aplicada a la educación, donde estamos pensando en la gestión educativa como una conversación (ya Fernando Flores, en la década del 80 lo había anticipado, mucho antes que el Tren de las Claves en el 99) ¿podemos seguir pensando la educación no presencial como un grupo de contenidos empaquetados, disponible on line, una estructura y un sistema de relaciones tan conducido?

Si pensamos en Educación 2.0, lo primero que habría que decir es que ya no hay un diferencial distancia: casi todos los proyectos que mejor funcionan son b-learning; y lo segundo es que, a consecuencia del modelo de gestión de esas herramientas, el foco se ha corrido claramente hacia las narrativas.

El problema no es tanto qué aplicaciones existen, sino qué estrategia usamos para poner la comprensión ante todo (Perkins 2006).

Podría agregar a este cuadro la idea de construcción de conocimiento en oposición a la de transferencia y su orientación hacia el hacer (aprender para hacer y no para tener explicaciones) y estaría parado en la posición de pensar las TICs como procesos para ser desarrollados y no herramientas para ser aplicadas (J.J. Bruner.2000 ).

Después entonces de pensar en qué modelo de educacion queremos construir, puedo pensar en una plataforma rizomática, abierta, flexible, configurable a la medida de cada formato de necesidad, apelando a la enorme paleta de herramientas que existen en la Web: blogs, lectores de feeds, herramientas de chats y mensajería instantánea, foros, tutoriales, repositorios de recursos en general, de imágenes, de películas, de presentaciones, diccionarios, enciclopedias, traductores, taxomizadores sociales, redes especializadas, plataformas de control de gestión y cientos de alternativas que pueden ser customizables y trabajar sobre la red  casi sin costo.

En este sentido la oposición de fondo parecería plantearse en términos de lo sólido vs lo que fluctúa. Asociando libremente, diría que un paradigma se asemeja a un comportamiento sólido del pensamiento, mientras que lo fluctuante es el sentido. El recorrer los meandros  por donde asoma (esquivo, muchas veces) el sentido, genera un modelo flexible de pensamiento.

Acaso necesitemos comprender el espacio de la Educación como un ámbito gramático que nos desafía a explorarlo y a enriquecerlo con nuestras prácticas. Para intervenir allí,  nada mejor que las palabras de Gilles Deleuze: No hay método ni recetas, tan sólo una larga preparación.

Fuente de la Imagen:FlickrCC


votar

Tags: , , , ,

Categoría: Culturas, Destacado, nA, Tecnologías

Acerca del Autor ()

Soy Diseñador de Comunicación, Estrategias Digitales y de Capacitación.
Ayudo a las personas y a las organizaciones a instalarse en la Web 2.0, a integrar sistemas, herramientas, culturas, metodologías y lenguajes colaborativos. Podés encontrarme en Google+, en Facebook o en LinkedIn.

Comentarios (2)

Trackback URL | Feed RSS de Comentarios

Sitios que enlazan con este post

  1. Nuevas tecnologías, viejas prácticas | Consultora netAbras | 04/04/2009
  2. Pages tagged "cms" | 15/02/2009

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

A %d blogueros les gusta esto: