marketing social media

Involucramiento

aprenderEducar a alguien no es hacerle aprender algo que no sabía, sino hacer de él alguien que no existía. John Ruskin

Toda la práctica de la enseñanza universal se resume en la pregunta: ¿qué piensas? Jacques Rancière / El Maestro ignorante

Los avances en la implementación de modelos educativos que incluyen alguna forma de mediación de las herramientas tecnológicas, están dejando ver las dificultades que aparecen a la hora de exponer los planteles docentes a programas de capacitación que les permitan actualizarse y tomar ventaja del uso que ofrecen estas herramientas.

Son muchos y muy variados los factores que determinan la emergencia de estas dificultades y sería inadecuado intentar describirlos sin considerar la especificidad de cada grupo humano al que nos estuviéramos refiriendo. Sin embargo, es posible pensar que algunos de los grandes conflictos desde donde se construye la mayor parte de las barreras defensivas están relacionados con el temor a lo nuevo y las dificultades emocionales para abordar un universo de información y conocimiento que ya no tiene escala humana.

A esto hay que adicionarle la carga subjetiva generada por la ausencia del propio deseo del capacitando toda vez que la institución le impone un plan de actualización y esto no coincide con sus tiempos emocionales. Más allá de la comprensión racional que el sujeto tenga acerca de la importancia de involucrarse con las herramientas tecnológicas, para los no iniciados, siempre parece persistir una visión imposibilista por encima de cualquier decisión al respecto.

Capacitar hoy requiere intervenir metodológicamente sobre las zonas de resistencia con diferentes estrategias de involucramiento. Ello supone además la implementación de una serie de dispositivos fuertemente innovadores en cuanto a la propuesta pedagógica y el sistema de gestión del conocimiento.

La hipótesis que sustenta este enfoque sostiene que no se aprende sólo por lo que se escucha decir a otro, ni por cómo se dice lo que ha de ser escuchado. Sin desvalorizar la importancia de la empatía en el proceso de aprendizaje, sostenemos que la manera de alcanzar algún umbral de permeabilidad es conseguir que los sujetos de capacitación sean incluidos en una experiencia de iguales, donde todos los aspectos positivos de cada una de las vías singulares de absorción de conocimiento se combinen y sinergicen; donde no se ponga en juego (o se juegue lo más mediadamente posible) el paradigma defensivo: si-el-otro-sabe,-lo opuesto-es-que-yo-no, pero en cambio se ponga en marcha el deseo de buscar más allá, la sorpresa, el abandonarse al íntimo disfrute por el aprendizaje y el propio descubrimiento.

Para ello apelamos a la perspectiva de lo lúdico como coartada para enmascarar el hecho dramático que supone la oferta de contenidos a quien no ha recorrido el camino previo de encontrar razones que amarren en su propio deseo.

El requisito fundamental en esta estrategia es que el programa disponga de un apoyo institucional consistente y generoso. Sin embargo, con ser ésta una condición sine-qua-non resulta insuficiente. Se trata de poner en marcha un dispositivo de involucramiento y no solamente una sesión de intercambio de conocimientos. Lo cual supone desmontar muchos de los formatos que habitualmente estructuran las actividades de capacitación.

Fuente de la imagen:FlickrCC


votar

Tags: , , , , , ,

Categoría: Capacitación, nA

Acerca del Autor ()

Soy Diseñador de Comunicación, Estrategias Digitales y de Capacitación. Ayudo a las personas y a las organizaciones a instalarse en la Web 2.0, a integrar sistemas, herramientas, culturas, metodologías y lenguajes colaborativos. Podés encontrarme en Google+, en Facebook o en LinkedIn.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: