marketing social media

Propósito vs El palo y la zanahoria

Daniel H. Pink es un escritor, articulista y conferencista estadounidense especializado en temas de negocios, la era de la información, los empleos y las habilidades necesarias en el siglo XXI. En esta conferencia Daniel Pink muestra evidencia demoledora de cómo los conceptos tradicionales de recompensa y castigo (el palo y la zanahoria) perjudican la creatividad y el rendimiento (en algunos, muy importantes, casos). Expone su teoría de que cuando la gente hace las cosas con un propósito, mejora su performance. La apoya remitiéndose a casos como el de Google, por ejemplo.

En absoluta sintonía con el pensamiento 2.0, esta cuestión plantea de una manera muy interesante la necesidad de impulsar un profundo cambio cultural dentro de las organizaciones.

Agradezco este video a Eduardo Remolins.


votar

Tags: , , , , , , ,

Categoría: Capacitación, Culturas, nA

Acerca del Autor ()

Soy Diseñador de Comunicación, Estrategias Digitales y de Capacitación. Ayudo a las personas y a las organizaciones a instalarse en la Web 2.0, a integrar sistemas, herramientas, culturas, metodologías y lenguajes colaborativos. Podés encontrarme en Google+, en Facebook o en LinkedIn.

Comentarios (7)

Trackback URL | Feed RSS de Comentarios

  1. valeria pérez dice:

    sí que está buena la conversa!

    La regla, interior al juego y no límite previo. Pero simpre límite claro -borde, frontera, membrana o algo; posibilidad de juego-, sucesivamente ‘olvidada‘ y reestablecida conforme se crece, se vive, se dura..

    «La constitucional desplazabilidad y desplazamiento de nuestros límites hace que nosotros podamos expresar nuestra esencia con la paradoja: tenemos un límite en cualquier dirección y no tenemos límite en ninguna dirección
    «Los dos atributos -que la frontera es absoluta, en tanto su existencia es solidaria con nuestra posición dada en el mundo, y que, sin embargo ningún límite es absoluto, porque por principio cada uno de ellos puede modificarse, rebasarse, ensancharse-, estos dos atributos se presentan como la descomposición del acto vital en sí unitario.»  [Simmel, Intuición de la vida]
    «el ser no posee una unidad de identidad (…) el ser posee una unidad transductiva; es decir, puede desfasarse en relación consigo mismo, desbordarse él mismo por un lado y otro de su centro.» [Simondon, “La individuación a luz de las nociones de forma e información”]

    El tema -sospecho yo- es que las reglas puedan ser intrínsecas y contemporáneas al juego/situación. No previas ni externas. Inmanentes, no trascendentes.
    «La operación transductiva es una individuación en progreso.» «por la cual una actividad se propaga poco a poco en el interior de un dominio (…) de modo que una modificación se extiende así progresivamente al mismo tiempo que dicha operación estructurante
    «la transducción no va a buscar a otro lugar un principio para resolver el problema de un dominio: extrae la estructura resolutoria de las tensiones mismas de dicho dominio», «es aquello por lo que una estructura aparece en un dominio de problemática aportando la resolución de los problemas planteados.» [Simondon, “La individuación a luz de las nociones de forma e información”]

    «Aquí radica la posibilidad contenida en la apuesta de la autoorganización: negarse a la fatalidad del cierre identitario o la dispersión desvinculante. Encontrar la decisión que, en cada caso, ponga a la composición en una situación de exceso sobre sí misma
    «composiciones recombinantes que logran utilizar la fuerza externa como ventaja propia.» [Franco Ingrassia, “Autoorganización”]

    las diferencias por ahí están dadas por el tipo de configuraciones que se arman entre escala, objeto, tipo de lazo entre sujetos y oportunidad
    Escala y objeto se me vienen arrimando a lo que traés de la imagen -¡que viene muy a cuento!-. Bergson dice algo así como que la percepción que un organismo tiene de un objeto se apoya en la proyección de la acción que ese organismo puede realizar sobre el objeto, porque -claro- memoria y materia.. dos ‘continuos’ (tengo que buscarlo). En relación con lo que venimos conversando ¿qué somos capaces de ‘ver’?, qué reglas asumimos?, qué juego jugamos?
    Y el tipo de lazo y la oportunidad, me vienen quedando cerca de las ‘motivaciones‘ y la ‘condición‘ supone lo dado para el t?ansito hacia el ‘estado de razón‘ (de Tatián/Spinoza)

    Mantenerse hambriento y desprejuiciado sí, y lúcido!

    Abrazo grande y aprovechable,
    vale

  2. Daniel I. Krichman dice:

    Qué interesante la formulación «Un juego en el que la regla es interior al juego, y no su límite previo.», pero me parece que es un espejismo. Recuerdo que la lectura de ese texto me impactó, pero al escuchar a los actores se deshizo el encanto. Parece que de algo de eso estamos hablando. La regla es interior al juego, pero también tiene que ser su límite, o no sería una regla. Cuesta trabajo a veces soltarse de las amarras de la imagen estática que construimos para recortar y comprender. Y demasiado a menudo perdemos de vista que esas operaciones de fragmentación nos alejan de la escena original. Me gusta la idea de que “sistema/dispositivo”+”comportamiento/actores” debe dar algo parecido a un ‘modo’ Y si aceptamos que todos los términos de esa ecuación son variables, es preciso concluir que en un punto estamos atados a la regla (como límite) para recortar y comprender el juego. Y sucesivamente debemos olvidar la regla para poder expandirlo en cuanto empiece a mostrar signos de que se agota. Pero ninguna de las dos es la situación, sin la otra. Algo de esta complejidad tiene el mercado. Todos compran y todos venden, las diferencias por ahí están dadas por el tipo de configuraciones que se arman entre escala, objeto, tipo de lazo entre sujetos y oportunidad, pero todo eso se mueve todo el tiempo.

    Mi sospecha es que no se trata de un modo caótico (y que deviene perverso en cuanto lo escrachamos contra los parámetros de la subjetividad que manejamos), sino que tiene una complejidad que nos resulta difícil manejar.

    Pasa algo parecido con la imagen: Una foto, como representación es irreal, porque muestra una situación donde el tiempo está detenido. Sin embargo nos gusta opinar acerca de cómo salimos en las fotos o si somos o no fotogénicos…

    ¿cómo sería eso del “mundo de la producción” y el “mundo de los servicios“?, no sé si veo por dónde pasa esa distinción.

    Me refería a las categorías que remiten al icremento del valor de un producto o servicio (producción) en oposición a las que solamente aumentan el precio del poducto o servicio porque se ocupan de la gestión (servicios). Producir vs revender, sería. Es un poco más complejo que esta formulación (hablando de recortar…). Sobre todo en el mundo de las PyMEs, que es donde conozco algo, es notable la diferencia de pensamiento y de valores que hay entre quien tiene una industria y las máquinas ancladas al piso, respecto de otro que es comerciante y lo que hace es un pase de manos. Probablemente el primero ve la regla como límite y el segundo necesita reformularla todo el tiempo.

    me gusta este intercambio!

    abrazo con valor agregado!

  3. valeria pérez dice:

    funcionan en base a la confianza”
    motorizado por la creencia
    grupos o asociaciones que tarde o temprano dejan de crecer o se desaceleran o colapsan.”
    en algún punto perciben que la experiencia es inviable porque el balance entre lo que ponen y lo que obtienen no concuerda con sus expectativas.”
    combinación entre un sistema de oportunidades (el mercado, entendido como dispositivo que busca la generación de utilidades) y un comportamiento compulsivo por parte de grupos de personas (el mercado, entendido como los actores que cambian dinero por beneficios
    Me gusta. Me lo quedo pensando, sobre todo esta última..

    Lo de perversidad era más bien del conjuto (degenerado, viciado), como una calesita deschavetada se me hace.., gira-loco como una rosca falseada, un sentido común fuera de lugar.. algo así. Digo, “sistema/dispositivo”+”comportamiento/actores” debe dar algo parecido a un ‘modo’.. Y ahí los apropósitos, los sinquereres, las consecuencias y la capacidad de asumirlas, aprovecharlas, sufrirlas
    Parafraseando al elefante en la escuela: «cómo hacer de lo pensante un modo de existencia» «que evita los automatismos y está en alerta frente a la pereza y el cinismo.» «Y en el que la responsabilidad no existe como adecuación a las formas, sino como habilitación de un espacio afectivo/pensante capaz de asumir las consecuencias inesperadas de una situación compartida.» «Un juego en el que la regla es interior al juego, y no su límite previo.» [“Un elefante en la escuela. Pibes y maestros del conurbano”, Introducción. 2008. Tinta Limón Ediciones]

    ¿cómo sería eso del “mundo de la producción” y el “mundo de los servicios“?, no sé si veo por dónde pasa esa distinción

    +abrazo, vale.

  4. Daniel I. Krichman dice:

    ¿de qué “propósito” estaremos hablando? Esta es una pregunta brava y provocativa!!
    Me parece que todavía no se han desplegado tanto los escenarios como para que podamos ver claramente eso. En principio, hay que aclarar que el modelo que se construye sobre la acumulación de nuestro genuino e inocente entusiasmo por un trabajo generoso y colaborativo, está relacionado con el mundo de los servicios y no de la producción. Y en ese sentido parece haber algún parentesco con el juego de las finanzas. Sobre todo por la labilidad de las relaciones. Esto que les escuchamos decir a los economistas: los mercados funcionan en base a la confianza.

    En la base de todas las redes sociales también hay un funcionamiento similar, motorizado por la creencia. Eso produce grupos o asociaciones que tarde o temprano dejan de crecer o se desaceleran o colapsan. No importa si se gestionan digital o presencialmente. A veces es difícil de visualizarlo porque hay una tasa de renovación, que se da por oleadas tan grandes -fenómeno masivo, al fin de cuentas- que parece que no se perdiera masa crítica.

    Esto se puede ver en la experiencia de la mayoría de los usuarios de estos entornos: ¿Trabajan a cambio de nada? No. Aportan su trabajo y el producto de su pensamiento a una red social, a cambio de la promesa de que obtendrán aquello que vinieron a buscar: amigos, trabajo, pareja, contactos, negocios o lo que sea (igual que en el mundo de las finanzas). Pero en algún punto perciben que la experiencia es inviable porque el balance entre lo que ponen y lo que obtienen no concuerda con sus expectativas.

    No estoy seguro de que haya un componente de perversidad que provoque estas situaciones (algo de lo que hablamos en conversación que citás). Esto supondría pensar la existencia de un otro que lo encarna y maneja la botonera a su antojo. Más me inclino a pensar que es una combinación entre un sistema de oportunidades (el mercado, entendido como dispositivo que busca la generación de utilidades) y un comportamiento compulsivo por parte de grupos de personas (el mercado, entendido como los actores que cambian dinero por beneficios – a veces reales, a veces ficticios, pero siempre fuera de la producción).

    Acá también aparece el mercado como un fenómeno con caras diferentes y fronteras difusas: ¿en qué posición estamos nosotros ahí? ¿Tratando de obtener utilidades o buscando beneficios a cambio de dinero? ¿de qué “propósito” estaremos hablando?
    Abrazo!

  5. valeria pérez dice:

    gracias a vos Daniel, por encontrar y compartir cosas que hacen pensar.
    Bugs Bunny!, total!.. ése sí que comprendió la zanahoria.. jjaja
    No lo tenía a este Andrade, mirá vos, entrerriano del mil ochocientos.. Cierto, qué loco, algunas cosas no dejan de volver..
    A mí lo que me preocupa es el uso de ciertos discursos en el “mundo de los negocios”.. ¿qué tipo de autonomía puede darse dentro de una “empresa”? ¿qué clase de servidumbre se establece cuando la apropiación se produce sobre las ocurrencias más ‘tiernas’ (menos horneadas)? Digo, de qué “propósito” estaremos hablando?
    Me acordé del link que publicó hace poquito Gabriela, sobre Youtube. El negocio de youtube implica nuestro genuino e inocente entusiasmo por un trabajo generoso y colaborativo.
    Y también de aquel otro video, sobre la crisis subprime, que mostraba cómo la perversidad del sistema es tal que basta con algunas ‘negligencias’ para que todo siga funcionando tal como está.
    Y por otro lado, también pienso que lo único capaz de producir algo nuevo es justamente la potencia de esas experiencias de encuentro, de amistad, de amor, de las que siempre queda un resto inapropiable.
    Abrazo!, Vale.

  6. Daniel I. Krichman dice:

    Gracias Valeria por pasar y por el aporte tan valioso. No conocía al Tatián y me llama la atención cuántos aspectos que oportunamente fueron abordados por filósofos como Spinoza en el siglo XVII, son ahora revisitados y aplicados a los que parecen teorías emergentes de la posmodernidad capitalista. La historia, evidentemente, se puede entender como una espiral ascendente. Hay un ensayo de Olegario V. Andade, que hablaba de eso en 1957 (Las dos políticas)… ¿qué hay de nuevo viejo? ja.
    Abrazo

  7. valeria pérez dice:

    el palo y la zanahora.. o miedo y esperanza, no?
    tanto en “los negocios”, como en “la educación”, como en la política.. y así

    Dejo unos pedacitos de Tatián sobre Spinoza (que ya andaban por aquí por otros motivos, je)

    «Esperanza y miedo, más bien, son concebidos por Spinoza como dispositivos de dominio que inducen a la pasividad, que obstruyen o bloquean el incremento de nuestra potencia de existir, cuya realización es el presupuesto, o más precisamente la forma misma de la vida buena. El sabio spinozista no obedece, actúa conforme a la razón; no teme ni espera, conoce y ama»

    «De esta manera el problema político se compone de dos aspectos transversales entre sí: por una parte -el aspecto que atiende a lo dado-, cómo lograr que la implementación de la obediencia no sea a la vez una implementación de servidumbre, cómo concebir y realizar una obediencia sin servidumbre. Por otra parte, un segundo aspecto -que tiene al primero por condición- es el que se plantea el tránsito desde un estado civil, meramente negativo, contractual y legal, al estado de razón.»

    «La política es el procedimiento en virtud del cual este nivel preparatorio, el estado civil, da origen a otro en el que las relaciones entre los hombres devienen intrínsecas, se determinan por las nociones comunes, por mecanismos positivos de composición; es decir que no serán ya el miedo y la esperanza las motivaciones principales que definen el todo social, sino la concordancia, la utilitas -nunca desvinculada de la generosidad-, el amor intelectual y la amistad.»

    [Diego Tatián, en La cautela del salvaje. Pasiones y política en Spinoza]

    y cariños,
    vale

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *